sábado, junio 16, 2012

mariposas nocturnas




Hoy la casualidad ha hecho que me topase con estas preciosas polillas. La primera (la de la foto superior) durmiendo en mi ropa tendida a secar y la cual no soy capaz de identificar su especie, y la otra, muerta en el suelo, una acherontia atropos, o para que nos entendamos, una esfinge calavera (sí, la misma de la película "el silencio de los corderos"). Me hubiese gustado oirla chillar, como dicen que hace cuando se nota molestada o en peligro.


Las dos son ejemplares enormes y con las alas extendidas, ocupan casi toda la extensión de mi mano (vale, reconozco que tengo las manos canijas).
No me explico como llegan a sobrevivir en la ciudad.

Molan, ¿a que sí?

2 comentarios:

IsaaK dijo...

Ey qué buenoooo!!! Es la polilla de El Silencio de los Corderos, así es!! Qué guapo, pero una cosa, es cierto, tienes una mano muy chiquita ¿no? O eso o el bicho es enorme que no creo, jajaja!! Qué miedo daría!

Prefiero los gatitos...

Muy interesante María!!!
Hasta prontoooo, saludines!!

Isaak

maría rodríguez dijo...

Ey, tengo las mano pequeñas (a proporción con mi tamaño, que soy bajita), ¡pero no tanto como piensas! que el animal grande era...con las alas del todo abiertas unos 10-12 centímetros y el otro casi igual, por eso los he puesto, por el megatamaño que gastan.
En el mediterraneo son sedentarias pero las muy brutas migran de áfrica a europa, son mariposas tanque, je,je.

¡Hasta luego!